Saltar al contenido

EL MÁSTER MÁS RECONOCIDO POR LAS EMPRESAS DEL SECTOR

Consejos de seguridad alimentaria: no ingerir harina cruda antes de hornear

La temporada navideña suele traer consigo galletas y pasteles recién horneados. Sin embargo, en medio de la diversión festiva, es fundamental priorizar la seguridad alimentaria en la cocina para evitar posibles peligros asociados con la ingestión de masa cruda

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), ofrecen pautas esenciales para garantizar una experiencia de horneado segura y placentera.

El peligro principal reside en la tentación de probar o comer masa cruda (sin hornear). La harina cruda puede albergar bacterias como E. coli y Salmonella, que pueden causar enfermedades transmitidas por los alimentos. Es importante resistir la tentación de probar masa cruda y disuadir a los niños de probarla o llevarse las manos a la boca después de manipularla.

La FDA ha investigado numerosos brotes relacionados con harina cruda o productos que contienen harina, enfatizando la importancia de un manejo adecuado. La harina es un producto agrícola crudo que se somete a un procesamiento mínimo, lo que la hace vulnerable a la contaminación. Cocinar u hornear es la única forma eficaz de eliminar las bacterias de la harina, lo que la hace segura para el consumo.

Los peligros se extienden más allá de la harina cruda, ya que los huevos crudos utilizados en masas y rebozados también pueden albergar Salmonella.

Para minimizar estos riesgos, es fundamental seguir prácticas seguras al manipular harina y huevos:

• No pruebe ni coma masa o rebozado crudo. Esto incluye varios artículos como galletas, brownies, pasteles, masas de tarta e incluso masa cruda utilizada para manualidades.

• No permita que los niños jueguen ni coman masa o harina cruda, ya sea para hornear o hacer manualidades.

• Hornee bien la masa cruda antes de consumirla, siguiendo los tiempos y temperaturas de cocción recomendados por la receta.

• Mantenga los alimentos crudos como la harina y los huevos separados de los alimentos listos para comer, ya que la harina se puede esparcir fácilmente debido a su presentación en polvo.

Es fundamental seguir las instrucciones de la etiqueta para refrigerar productos que contengan masa cruda o huevos hasta que estén listos para hornear o cocinar.

Una limpieza adecuada es igualmente importante después de manipular harina, huevos crudos o masa cruda. Lavarse las manos y limpiar los utensilios, tazones, encimeras y otras superficies con agua caliente y jabón, puede ayudar a prevenir la contaminación cruzada.

A medida que se acerca la temporada navideña, estas prácticas de seguridad alimentaria garantizan que el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos no arruine nuestra celebración. Siguiendo estas pautas, las familias pueden saborear la tradición festiva de hornear y, al mismo tiempo, priorizar su salud y bienestar.

Fuente: https://www.foodsafetynews.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *